martes, 17 de julio de 2018

Tequila

Entraron de la mano en el pub sin saber muy bien de dónde venían y, mucho menos, a dónde irían después. Parecía que se conocían desde hacía mil años pero, en realidad, se acababan de conocer. Encajaron tan bien como las piezas de un puzle, como el azul del cielo de la primavera lo hace con el del prado más verde o como esas parejas que por mucho que se empeñen en separarse no terminan de dejarse de querer.

Se sentaron en el banco más cercano a la barra y se miraron durante un segundo. “¿Qué hacemos ahora?” Se preguntaron los dos sin dirigirse una sola palabra, a lo que ella, atenta y decidida, se atrevió a contestar, esta vez sí en voz alta:
-Dos tequilas, camarero.

Tres malditas palabras que se clavaron en el pecho de aquel tipo afortunado que, sin comerlo ni beberlo, comenzó a tener claro que aquella noche sería la primera del resto de muchas y que, seguramente, todas terminarían comparándose con aquella después. Nada podía salir mal, todo debía salir bien y, cruzando los dedos por debajo de la barra, rezó para que así fuera por una maldita vez.


El barman abrió una botella de José Cuervo y el licor comenzó a derramarse por el vaso desde unos diez centímetros de altura. El anaranjado caía dentro del recipiente, derramando por obra y gracia de la gravedad y la fricción gotas fuera de él, como si no importase desperdiciar el bien más preciado para todos cuantos moraban en aquel tugurio: el alcohol. Había de sobra para todos y eso había que dejarlo bien claro para que todos aquellos huéspedes deseosos de ebriedad se percatasen. 


El tipo que los atendió introdujo dos rodajas de limón dentro del vaso ya repleto de licor y dejó un salero común para que ellos mismos hicieran los honores. Ambos se lamieron el dorso de la mano y desparramaron sobre ella una buena cantidad de sal. Luego, se miraron atentamente esperando que alguien tomase la iniciativa a lo que ella, de nuevo, se adelantó para sugerir un brindis: “por lo que surja o tenga que surgir” dijo. Y él comprendió que, en efecto, aquella noche le había tocado la lotería.


Apenas una hora más tarde una puerta se abría en un piso cualquiera de una bonita ciudad y dos amantes entraban en él con la fiereza con la que un Miura lo hace al abrirse la puerta de toriles. La saliva de sus bocas se mezclaba con el sabor a tequila y sal de media docena de chupitos como aquel que se ha narrado con anterioridad. Las lenguas guerreaban en un combate sin tregua y las manos de ambos contendientes se perdían por debajo de las faldas o por dentro de los pantalones. El click de la hebilla del sujetador retumbó en el piso como el tambor de guerra de un ejército en un desfiladero y sirvió de pistoletazo de salida para todo lo que vino después. Que no fue poco, por otro lado.

Los besos en el cuello, las caricias por la espalda, los gemidos más tenues comenzando a acrecentarse a la par que la temperatura de unos cuerpos suficientemente calientes ya por un licor que volvía a fraguar una noche de pasión como venía haciéndolo desde que alguien tuvo a bien inventarlo vete tú a saber cuándo. El verano fuera, el infierno dentro, y al final, después de medio millón de mordiscos, doscientas cincuenta mil embestidas, unas sábanas empapadas de sudor y media noche de una pasión tal que ni la misma corte de Lucifer podría haberle hecho sombra, tan sólo quedó el silencio más absoluto y un olor a tequila, sal y limón en el ambiente que atestiguaba que todo aquello era culpa del alcohol, como casi todo lo bueno o malo que ocurre en esta maravillosa vida. Y ellos, extasiados, cayeron dormidos rozándose únicamente con la yema del dedo índice pero dando gracias a Dios por ese tequila maravilloso que les acababa de regalar la primera del resto de sus noches.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones