domingo, 12 de abril de 2015

A Verónica

Querida amiga:

Aún con el sabor a vino rosado inundando mi boca, me siento aquí, frente a una página en blanco y con música de fondo, para escribirte esta carta abierta dejando constancia de la enorme dicha que nos desborda a todos desde el día de ayer. Debo volver a expresarte mi más sincera enhorabuena una vez más por el gran paso que acabas de dar y del que me siento plenamente orgulloso. Y lo hago por escrito, con tu permiso, para que dentro de unos años, cuando leas esto, recuerdes lo feliz que me sentía al verte radiante y emocionada caminar hacia un futuro que a buen seguro será tan grato como sólo tú mereces.

Nunca te vi tan bonita como ayer cuando entraste de blanco impoluto, sujeta al brazo de tu padre, a un templo que se abría de par en par para ti, para la verdadera protagonista del día. Siempre con esa sonrisa incombustible en la cara, cambiaste su mano por la del hombre que te esperaba frente al altar. Me acordé de algo que le escuché en una ocasión a una actriz holliwoodiense y que venía a decir algo así como que, en las bodas, todo el mundo mira a la novia cuando entra a la iglesia, pero que para ver la plenitud del acontecimiento habia que centrarse en el otro protagonista, en ese muchacho que espera paciente a que ella venga hacia él. Me di cuenta de que llevaba razón y supe que andabas en la dirección correcta cuando observé cómo ese chico con esmoquin y dorada corbata te miraba con los ojos de un quinceañero enamorado desde la otra punta. Ahí, en ese instante, respiré tranquilo, pues sabía que habías elegido bien.

La carta de Pablo a los Corintios volvía a ser la lectura obligada. “Si no tengo amor, no soy nada” decía el apóstol hace más de dos mil años y yo, desde la quietud de una casa vacía y con Sabina de fondo, no puedo estar más de acuerdo tantos siglos después. Ayer pude ver y palpar esos resquicios de amor que parecen tan escondidos en estos días de crisis, inmundicia y podredumbre moral. Pude ver la consecución de un destino que parecía escrito desde hace mucho tiempo, de una compensación casi divina que tenía que llegarte más temprano que tarde, porque si alguien se merece lo mejor en este mundo que tan mal nos trata en ocasiones, esa eres tú, la persona más bondadosa, amable y altruista que he conocido en todos los días de mi vida.


La tarde pasó entre copas y risas, y de entre todas la tuya brillaba con más fuerza que ninguna. Te vi enamorada, feliz y risueña en todo momento, peleando con la cola de un vestido que dejaba constancia de que tú, la chica con la que me reí tanto aquel verano de hace unos años, pasaba a ser una señora casada. Me acordé de la piscina, de tantas horas de conversación sobre un futuro que parecía que nunca llegaría pero que ya está aquí, y de cómo te recriminaba que te conformaras con el suelo cuando aspirabas al cielo. No sabes lo que me alegro de que, por fin, decidieras echar a volar hacia él.

Y cierro ya esta misiva recordando a Pablo y su carta, volviendo a recalcar ese “si no tengo amor, no tengo nada” que tanto significa y que, en ocasiones, parece que no le damos la importancia que se merece. Si la vida se reduce a eso, al amor, ayer pude constatar que la tuya es extremadamente plena, que tu familia, tus amigos y el hombre al que ahora llamas esposo te queremos tanto que puedes salir a la calle y gritar a los cuatro vientos que eres la persona más rica del mundo. Te prometo que nadie se alegra más de eso que yo, que el día después y con la resaca todavía a cuestas te vuelvo a recordar envuelta en un manto de felicidad y me sigues sacando una sonrisa. Porque si tú eres feliz, querida, todos los que te queremos lo somos. Y yo, hoy, soy muy muy feliz.

Atentamente:

Tu amigo.

lunes, 6 de abril de 2015

Estrechando el espacio

El sol brillaba con fuerza en una calle repleta de gente dichosa, ebria y deseosa de primavera. El calor en el interior se hacía sofocante y el ambiente ahogaba a una muchedumbre que, intermitentemente, salía afuera para encontrar un soplo de aire fresco que aliviase sus sudorosas pieles.

Ella bailaba a lo lejos una vez más. En esta ocasión le habían estrechado las baldosas, dejando menos espacio de maniobra a una danza que, a pesar de todo, no había perdido ápice alguno de sensualidad.
De nuevo la vio contonearse al son de alguna conocida canción y, otra vez, sufrió el enésimo amago de infarto. Su blusa blanca ondeaba en el ambiente como la bandera que aquel pobre infeliz hubiese querido levantar para pedirle que, por favor, dejara de atormentarlo cada vez que se encontraban. Su pelo se mecía de un lado al otro al compás de unas caderas que marcaban el ritmo de ese cuerpo de escándalo del que no podía despegar la mirada. “Hace mucho calor, ¿no?” le preguntaba un amigo de vez en cuando. “Vaya que si hace” contestaba él sin apartar la mirada de sus piernas.


La vio sonreír y pensó que se despeñaba contra el suelo. Se recordaba a sí mismo, media vida atrás, en alguna plaza desértica cruzándose con ella y sintiendo lo mismo, cayendo rendido ante los oscuros ojos de una preciosa mujer que parecía que nunca dejaría de arrancarle un suspiro.

Apenas consiguió entablar conversación con ella a pesar de que no hacía otra cosa que buscar una excusa para pasar por su lado. Demasiadas cosas los separaban, demasiados factores buscaban hundir el barco de un marinero que eligió mal todo, desde el perfume que ponerse esa tarde hasta el momento de nacer en aquella vida.

Pensó en ello, en los besos que no vendrían, en las caricias que se quedarían sin nacer. Vislumbró las noches de abrazos y pieles desnudas, de miradas silenciosas y de gemidos de pasión que quedarían mudos en dos bocas que parecían destinadas a no encontrarse nunca… y se le vino el mundo abajo.

Trató de sobreponerse rápido, pero no pudo. La tarde ya no calentaba igual, el sabor amargo del alcohol y el comienzo de la resaca llevó a que, poco a poco, los asistentes se marchasen a sus respectivas casas a guarecerse bajo las sábanas tras un sábado maravilloso que pasó tan rápido que parecía un chiste de mal gusto o una macabra broma. Y en el fondo, lo fue.

La noche lo volvió a atrapar entre sus redes, pero ya nada era como antes. Volvía a surcar los bares como si de océanos por explorar se tratasen, pero nada era igual. Las mujeres bailaban, los vestidos se ceñían, las risas se contagiaban e incluso los besos se producían, pero todo era más descafeinado, más soso, demasiado real para unos ojos que se habían colmado unas horas atrás y ahora parecían aburridos, distantes y cansados. 

Así que se marchó. Cogió las riendas de una noche mustia y triste y volvió a perderse en los recovecos de su memoria recordando la fabulosa estampa de unas horas atrás, rememorando las curvas de una chica que lo llevaba volviendo loco tanto tiempo que llegó a dudar que alguna vez hubiese estado realmente cuerdo. Morfeo los reunió poco después, y allí sus labios sí fueron inseparables, sus manos sí consiguieron desnudarla y sus palabras sí nacieron de su boca para decirle que, aunque pudiera vivir mil años, jamás encontraría a otra mujer que, necesitando tan poco espacio para bailar, consiguiera arrastralo a una locura más febril.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones