lunes, 29 de octubre de 2012

100 Cosas que tengo que hacer antes de morirme (nº 52)

Podéis ir tachando otra cosa de mi lista, esta vez la número 52 o, lo que es lo mismo: Ver la Capilla Sixtina.

Aquí os dejo las fotos de la misma, esas que están terminatemente prohibido hacer pero que yo, como buen temerario que soy, he hecho.









Esto sí es arte... y no la mierda del Guggenheim

jueves, 18 de octubre de 2012

jueves, 11 de octubre de 2012

La canción infravalorada


No hay en toda la discografía de Joaquín Sabina una canción más infravalorada de la que tengo el gusto de ofreceros.



"Y desafiando el oleaje sin timón ni timonel,
por mis sueños va, ligero de equipaje,
 sobre un cascarón de nuez, 
mi corazón de viaje"



miércoles, 10 de octubre de 2012

La vieja, triste y ruin España

Normalmente no suelo dejar cosas que escribo por ahí en este blog. Ya sabéis que es un sitio donde prefiero no hablar mucho de política, religión y demás temas que puedan herir sensibilidades. Sin embargo, hoy os dejo un pequeño texto que he escrito para los amigos de Punto de Encuentro, donde hablo de este país nuestro querido, que tiene toda la pinta de irse a la mierda (si no se ha ido ya)

"Es muy común en esta, nuestra querida nación, aprovecharnos de la situación de una manera demagógica y barata. Los españoles, entre los que orgullosamente(aunque las palabras que voy a escribir lleven a pensar lo contrario) me incluyo, tenemos muchas virtudes pero un muy agrandado defecto, tal y como decía el filósofo Ortega y Gasset: “Los que nos pasó y nos pasa a los españoles es que no sabemos que nos pasa”. Una frase que encierra un contexto mucho más amplio que el que parece encerrar.
En España la opinión popular varía con la dirección del viento, con el cambio en las corrientes marinas, con la salida del sol o el ciclo lunar. Unos días somos europeos, otros americanos, otros catalanes, otros españoles y otros ciudadanos del mundo, en otras palabras, que no sabemos qué somos y por qué lo somos"...

Si queréis leer más AQUÍ

lunes, 1 de octubre de 2012

Preparado para escribir

Se levantó con fuerza, con ánimo, con el deseo inalterable de que esa mañana sí, se pondría a escribir de nuevo. Fue como todos los días a la cocina después de lavarse la cara en el lavabo. Fuera llovía, lo que lo animaba más todavía para sentarse a garabatear la libreta en la que siempre comenzaba sus borradores. Se enfundó una sudadera y puso agua a calentar. Echó cuatro cucharadas de café soluble en la taza y la llenó hasta arriba de agua bien caliente, a punto de hervir.

Sintonizó su emisora favorita y le bajó el volumen, le gustaba tener un sonido de fondo pero  no lo suficientemente alto como para que lo distrajera. Subió todas las persianas posteriormente hasta la mitad, perfectamente alineadas para que la luz de aquella mañana otoñal fuera la idónea y para que el golpear de las gotas contra los cristales embellecerán todavía más el nuevo día que comenzaba. Puso un posavasos en la mesa y encima su taza de café caliente, se acercó un radiador a los pies y se enfundó unos calcetines bien gruesos, odiaba sentir frío en ellos.

Posteriormente, desconectó el teléfono fijo y puso el móvil en silencio. Sacó punta a tres lápices y los puso perfectamente alineados a la izquierda de su libreta. Después, buscó un bolígrafo con el que hacer anotaciones en otra hoja y lo colocó al lado de los lapiceros. Se sentó y buscó la postura idónea para comenzar a escribir la que, a buen seguro, sería su mejor obra.

Ahí estaba: sentado, con los lápices afilados y en orden, el bolígrafo para las anotaciones, los pies calientes, la lluvia repiqueteando contra la ventana, la música a su nivel idóneo, la temperatura de la habitación no podía ser mejor, su delicioso café en la mesa aromatizando todo el cuarto y el ánimo por las nubes. Era perfecto.

Entonces dio un sorbo al café, se deleitó con su sabor y agarró un lápiz. Lo acercó lentamente a la hoja en blanco y se quedó petrificado frente a ella. Todo era perfecto, todo estaba colocado tal y como él deseaba, lo tenía todo... excepto algo que decir.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones