viernes, 29 de junio de 2018

Sonríe

Sonríe porque hoy ha salido el sol o porque anoche viste la luna llena; porque puedes caminar por la calle y beberte una cerveza en cualquier bar, sonríe porque tienes al lado a gente que te quiere, que te cuida y que no te va a dejar jamás. Sonríe porque los árboles están más verdes que nunca y el cielo más azul, sonríe aunque nadie más lo haga y, si te dicen que no saben, enséñales tú.

Que sea de oreja a oreja la mejor de tus sonrisas. Estridentes, tímidas, ruborizadas o de las que van saliendo despacio, de esas que no tienen prisa. Sonríe por la mañana, por la tarde y por la noche, desde que amanece hasta que te vayas a dormir, hazte feliz a ti misma sonriendo, haz feliz a todo el que se cruce contigo y hazme feliz a mí.


Sonríe, coño, sonríe, que hay muchísimo que celebrar: que hay más faldas en la calle, más días de playa y muchas fiestas que guardar. Sonríele al mar con una copa en la mano, hazlo en la piscina o en la barra de un bar, sonríele a esta vida que está pasando ahora mismo mientras te has parado a leer esto en algún lejano lugar. Porque estás aquí disfrutando de la vida y por eso ya eres muy afortunada, porque puedes dormir, cantar, llorar, bailar, soñar, hacer el amor o sentirte enamorada. Porque tienes todo al alcance de los dedos aunque a veces pienses que no tienes nada y, sobre todo, porque la vida es un regalo efímero que, cuando menos te das cuenta, se te va de las manos como arena de la playa.

Sonríe por los que están llegando y por los que se marcharon ya, sonríe por los que están disfrutando de la vida y por los piensan que no la van a saborear del todo jamás. Sonríe por los que te miramos cuando te paseas por las calles, meciéndote como una cuna de lado a lado, sonríe por todos a los que el contonear de tus caderas nos deja total y absolutamente ensimismados.
 
Sonríe mientras guerreas con otros labios encima de la cama, empapada en sudor mientras te arrancan la ropa... o te besan.... o te aman. Sonríe ruborizada cuando una lengua caiga sobre tu pecho o cuando los labios de aquel que amas se olviden de las palabras y se centren en los hechos. Sonríe por los viejos tiempos, los de goles de cabeza, fiestas de pueblo, vino, copas de ron, bailes, música, camisas y cerveza. Sonríe por las veces que viste salir el sol, sonríe por los paseos por el campo, por las verbenas, los descampados, las prisas y el calor; sonríe por aquellos bufidos de pasión, por los baños de espuma, los mojitos, por Roma, por la playa y por el amor. Sonríe porque aunque nos hayan quitado todo lo que tuvimos y ya no seamos dos locos enamorados sino un par de aburridos, solitarios y cuerdos, tenemos en la mente algo que no puede arrebatarnos nadie: mil millones de preciosos recuerdos.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones