miércoles, 9 de mayo de 2018

Hace tiempo

Hace tiempo que te fuiste y, sin embargo, no te termino de olvidar; vuelves cada noche a mi cabeza, la misma que te sufre, que te extraña y que no te deja de soñar. Hace tiempo que tus ojos verdes no me miran y, aun así, no puedo dejar de recordar cómo se clavaban en los míos como puñales en la madera, cómo me jurabas amor incondicional, cómo prometíamos que de ninguna forma o manera, nos íbamos a separar jamás. Y ahora, tanto tiempo y tanta distancia después, mi única certeza es que por mucho que te extrañe no tienes intención de regresar.

Hace tiempo que el tacto de tu piel desnuda no impregna las yemas de mis dedos, hace tiempo que no te lleno de caricias ni tú me llenas de besos. Hace tiempo que dejamos de abrazarnos, que te marchaste de mi lado, que comencé, poco a poco, a perderte. Hace tiempo que dejé de gritarle al mundo que te quería aunque, que te quede bien claro, nunca he dejado de quererte.

Hace tiempo que me pierdo en otras camas, que me tocan otras manos, que me besan otros labios y que levanto otras faldas. Hace tiempo que tu ropa no pueblo mi armario, que tu sonrisa no luce en mi casa, que tus tacones no se escuchan en la sala, que tu cepillo se fue de mi baño. Hace tiempo que la vida es menos vida, que el sol no calienta por igual, que las noches se hacen más largas y que, extrañamente, me cuesta hasta respirar. Hace tiempo que los días son una concatenación de horas, minutos y segundos que pasan y pasan sin más.

Hace tiempo que dejaste de jurarme amor eterno, que no bebo vino hasta que el sol por detrás de las montañas aparece, hace tiempo que nadie me recuerda que si algo merece la pena en esta existencia que nos acuna o que nos mece es encontrar a la persona adecuada, tomarla como territorio conquistado, pelear por ella como el más valeroso de los soldados y deslomarse cada día porque no se marche de tu lado.

Hace tiempo que tus manos no se pierden en mi pelo, hace tiempo, estoy seguro, que de tu boca no sale un ‘te quiero’, hace mucho que no te erizan la piel cuando una boca besa tu cuello y hace tanto que yo, querida mía, dejé de sentir algo que parece que, aunque todos me dicen que estoy vivo, yo estoy seguro que desde el momento en que te marchaste, estoy cada vez más muerto.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones