viernes, 8 de mayo de 2015

Viernes

El viernes empieza a repuntar como un escalador escapándose del grupo en la subida del Tourmalet y dejando tras de sí un rastro de monotonía que parece disiparse con cada hora que avanza el cronómetro, con cada pedalada que damos hacia el final de otra semana más que se perderá en la memoria de un universo tan infinito como olvidadizo.

Las terrazas comienzan a llenarse de gente deseosa de llevarse a la boca el sabor amargo de la cerveza y contemplar las piernas de medio millar de mujeres que ya las lucen al sol otra vez. Una maleta se cierra en algún hogar mientras otra se abre a cientos de kilómetros al sur. La ropa ocupa menos espacio que hace unos meses, aunque bien es cierto que él nunca necesitó demasiada para viajar. Y cada vez necesita menos, gracias a Dios.




La calle lo recibe tórrida y pesada, con un bochorno que lo hace sonreír al recordar que, no hace mucho tiempo atrás, la lluvia le golpeaba en la cara y las nubes no lo dejaban ver el sol. Ahora el mar es azul, el cielo es celeste y esos nubarrones molestos y tristones se han ido muy lejos para no volver. Al menos de momento.

Ya no quedan jerséis en su armario, los abrigos se guardaron en el gabanero hace días y los calcetines gruesos, las bufandas y los guantes se antojan animales mitológicos o protagonistas de antiguas leyendas rurales más fantásticas que reales, más apócrifas que tangibles.

El sol brilla, la gente sonríe, los cuerpos se tuestan, la cerveza fluye, los días se alargan, las noches se hacen más calurosas, los besos se vuelven imprescindibles, los recuerdos se emborronan, el frío no existe, mis labios aún saben a ella, su blusa de flores no se borra de mi mente, el deseo de su cuerpo desnudo me abruma, el sabor a verano se enclava en el paladar, el turrón deja paso al helado, la lana a la seda y el lunes a un viernes que viene ansioso de que salgas a la calle y lo exprimas como una naranja repleta de zumo. Así que espabila y corre… que el tiempo vuela.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones