lunes, 9 de marzo de 2015

A mí dame...

A mí dame mil noches sin dormir y quédate tú con los madrugones. Dame risas entre amigos y, para ti, las forzadas en reuniones de alto standing. A mí dame besos y abrazos, caricias en camas ajenas y te regalo todo el dinero del mundo. Dame botellas de vino, dame partidos de fútbol, dame olor a hierba mojada, sol y cerveza, momentos de locura y de perder la cabeza.

A mí dame una falda blanca y unas gafas grandes de sol. Dame labios sin pintar y pieles libres de maquillajes, dame un desfile de Victoria´s Secret y quédate para ti París, Cibeles, Milán y Gaudí. A mí dame sonrisas puras y sonrojos por piropos y métete donde te quepa el frío del invierno, la vergüenza del fracaso, las camas vacías y los sábados de descanso.

A mí dame una vida corta pero intensa, la certeza de que dentro de un años mi memoria no recordará todas las locuras que hice porque fueron tantas que muchas las ha tenido que omitir. Prométeme que siempre habrá una mujer que recuerde mis besos y sienta mi piel desnuda aunque haya pasado tanto tiempo que ni se acuerde cómo besaba ella, ni cómo tiritaba la suya.

A mí dame medio millón de lunas llenas y otro medio de estrellas brillando sin cesar, dame una botella de buen whisky, una mirada lasciva, una falda que levantar, un mar susurrando al fondo, un avión sobrevolando la noche en algún lejano lugar o una nueva copa vestida de blanco que algún capitán se atreva, frente al cielo de Madrid, a levantar.

A mí dame cada uno de los deseos de mi lista y podré decir que no pasé por este mundo como uno más, que viví cada instante como si fuera el último y que, cuando me llamaron a filas, me fui con la sonrisa de quien ha saboreado el momento, de quien lo ha exprimido todo, de quien quiso más de lo que su corazón podía y de quien será recordado por lo único que todos deberíamos: por haber disfrutado de la vida.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones