lunes, 10 de octubre de 2011

Cagarruta de oveja

Tengo un padre algo especial. Ya os he contado ALGUNA VEZ alguna historia suya. Hoy como me aburro mucho, os voy a contar otra

Todos conoceréis seguramente los cereales Nesquik, esas bolas de chocolate del famoso conejo. Si no os suena, os refresco la memoria



Son de los cereales quizás más famoso que existen, así que si no las habéis visto sois más tontos que una mierda. Y precisamente de mierda va la historia que os vengo a contar. La primera vez que tomé yo esos cereales, no debía contar con más de cinco o seis años de edad y mi mamá los había comprado seguramente por haberle yo comido la cabeza con que los quería. Ella preparó un buen tazón con leche y cereales y los sirvió para la merienda. Mi padre, que andaba por allí, se acercó y visualizó mi alimento, miró con cara de asco y dijo: Eso son cagarrutas de oveja

Desde entonces, siempre que me tomo un tazón de bolitas Nesquik (o marca Hacendado, que estamos en crisis) en vez de visualizar esto



Visualizo esto



Y después la gente se extraña de que haya salido medio grillao

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones