miércoles, 11 de diciembre de 2019

Despertar

Abrió los ojos en una oscuridad casi completa, únicamente entrecortada por unas pequeñas motas de luz que se colaban a hurtadillas por las rendijas de la persiana. Tenía la boca reseca, algo preocupantemente normal en los últimos tiempos, y lo primero que hizo fue echarse un trago de agua de la botella que, como un viejo de setenta años, escondía al lado de la cama. Se recostó y se volvió sobre su eje para darse de bruces con ella.

Ahí estaba, dormida como si el mundo no fuese con ella, como si tuviera tanto cansancio encima que no se fuera a despertar jamás. Su pelo oscuro caía sobre sus hombros desnudos y el edredón de la cama apenas conseguía tapar la mitad de ese cuerpo de infarto al que tantos poetas se habían agarrado, que tantos soñadores habían pedido al cielo para sí y que cualquier hombre con un mínimo de virilidad habría querido hacer suyo aunque sólo fuese un mísero instante.


Él se quedó mirándola durante un segundo y luego, sin quererlo, otro más. Creyó firmemente que podría seguir observándola durante el resto de los días de su vida sin necesidad de volver a beber o a comer jamás, que podría alimentarse única y exclusivamente con esa imagen que, desde ahora y hasta el día en que marchase, nunca se iba a borrar de su mente. Lo creyó tan fuerte que, por un momento, se juró asimismo que así sería. Y quizá por ese pensamiento que se tornó deseo, consiguió despertarla sin decir una sola palabra.

Y entonces llegó lo mejor.

Ella lo miró a los ojos, primero sorprendida y, más tarde, sonrojada. Sonrió con la dulzura de una princesa de cuento y ahí, en ese mismo momento, él no pudo más que sentir como cada puñetero músculo de su cuerpo se contraía y el aire dejaba de llegar a los pulmones. De todo lo que había visto en la noche anterior, de tanta pasión vivida que se podrían haber derretido los polos, de tantos besos que podrían haberse secado dos bocas para siempre y de tanta lascivia que hasta el mismo Lucifer se tuvo que tapar los ojos por pudor, él se quedaba y se quedaría eternamente, con ese instante mágico grabado en su memoria a fuego. Unos ojos verdes clavándose en los suyos como arpones que atraviesan a su presa en alta mar, la sonrisa más bonita que recordaba y las mejillas ardiendo de amor, sólo pudieron arrancar de él la extrema necesidad de acercarla tan hacia sí que ni el mismo aire pudiera pasar entre los dos, pegarla tan a su cuerpo que se hicieran uno solo y que, con ello, nadie nunca, jamás, se la pudiera arrebatar. 

Pero el instante duró lo que duran las cosas que no tienen mucho sentido, que diría el poeta. Y de nuevo ella zarpó de un puerto de paso en el que atracaron tantas naves como días pero que, al final, quedaba desierto hasta nuevo aviso como si de una maldición se tratase. Sin embargo, aquella vez fue distinta y cuando los siete mares se sequen y todo llegue a su fin, quedará, entre tantos borrones como manchas tiene el mar, la nitidez de una sonrisa preciosa y un ojos que miraron a un hombre una mañana cualquiera y, desde entonces, ese hombre no volvió a mirar igual.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones