viernes, 30 de agosto de 2013

Septiembre

El noveno mes del año va apareciendo en el horizonte más cercano y estará inmerso en nuestras existencias cuando tenga a bien a regresara a éste, mi querido espacio cibernético, dentro de unos días. Un fin de semana siempre es la mejor manera de despedir a un mes y darle la bienvenida al otro. Brindaremos por agosto con congoja y morriña ante el verano que hemos dejado atrás, mucho menos ajetreado, loco, voraz y ambicioso que los anteriores. Cosas de los años, del pasar del tiempo.

El estivo dará paso al otoño, el calor al frío y el sol a la lluvia como tantas veces antes ocurrió y tantas veces pasará después. Los días se acortarán y la luz dejará paso a las tinieblas en una expresión que alcanza su sentido más realista en esta época que nos toca vivir. Volveremos a ver los informativos y con ellos el rubor retornará a enrojecer nuestras mejillas, acompañado por un odio que se acrecienta como el nivel del mar por las noches. Volveremos a la rabia inconsciente ante la gestión de este país que una vez se llamó España y regresarán las preguntas existenciales y los debates acalorados en los bares, locales o terrazas de cualquier punto de la nación. 


Y el futuro se antojará duro, como siempre pero como nunca. Volveremos a ver cómo se rompen las ilusiones de millones de jóvenes al chocar con el rostro de los políticos que nos gobiernan a razón de un buen salario mensual y alguna que otra comisión que ellos, por cuenta propia, se agencian sin atisbo de vergüenza alguna. Pero bueno, pedirle sonrojo a un político es como exigirle corrección ortográfica a un futbolista, tarea más que complicada.

Seguirán los besos y las caricias, las guerras de almohadas y los combates bajo edredones recién salidos de las fundas. No se detendrán las sonrisas ni desaparecerán las lágrimas, tan necesarias unas como las otras. La desolación de un mundo que se ahoga resonará como el eco mudo en las copas de champagne de ese diez por ciento inconsciente y sin conciencia. El grito de los débiles será apaciguado por las risas de los poderosos y a ese Dios que tan mal le caemos parecerá seguir sin importarle nada. Los cuerpos se cubrirán y las piernas morenas de las mujeres se taparán con medias de seda o trozos de tela. El invierno irá llegando poco a poco y la necesidad de encontrar calor se hará pecaminosamente creciente. Los amantes seguirán amándose y los solitarios volverán a buscar un corazón que estrujar al menos un par de horas cada noche. Las copas retornarán a llenarse y a vaciarse una y otra vez, ahogando las penas de alguna vida vacua y sinsentido. El ron, el whisky, el vodka o la ginebra serán los cuatro amigos a los que recurrir una vez más y los más fieles consejeros con los pasar el rato. Volveremos a levantarnos cada domingo hundidos en la desesperanza y la resaca de una botella en mal estado y comenzaremos cada lunes animándonos a sonreír, autoimpulsándonos a salir a la calle a comernos un mundo que se nos atraganta, a bebernos una vida que se nos fue por el otro lado, que se escondió tras la esquina sin darnos cuenta. Y después, casi sin  enterarnos, llegarán noviembre...

 ... y seguirán los meses su curso mientras los calendarios se preparan para dar la bienvenida a otro año tal y como lleva pasando desde hace demasiado tiempo. 

Septiembre es un mes de transición, pero es un mes más. Desde aquí un consejo a cualquiera que haya perdido diez valiosos minutos leyendo este sinsentido filosófico-teórico: sal y ama, come y bebe, piérdete entre las caderas de una hermosa señora y bésala hasta que te pida por favor que pares. Ríe como si mañana se acabase el mundo, aunque estés seguro de que eso no pasará. Llora con todas tus fuerzas, será la mejor forma de entender que sigues vivo y estás exprimiéndote como debes. Abre los brazos y amarra a ellos a cualquier persona digna de tu más íntima caricia. Disfruta cada día y sumérgete en la expresión más importante que vas a aprender hoy. Te la digo, pregónala. Atento:
"Que ningún desgraciado te prive de una vida llena de pasión, alegría y momentos inolvidables. Que pongan piedras o palos en tu rueda, pero no puedes consentir que te tiren. Lucha hasta que no te quede aliento y un poco más y, cuando ya no quede nada más que exhalar, saca algo más de fuerzas para, dedo corazón en alto, decirles con voz firme y mirada fija: septiembre me enseñó que no sois más que yo, hijos de la grandísima puta."





Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones