miércoles, 12 de diciembre de 2012

12-12-12

La fecha había llegado: doce del doce del doce… era el momento. Salió de su casa y miró el reloj: las doce y doce minutos, tal y como había acordado con su docente que sería. Comenzó a recorrer las doce calles que separaban su hogar, una antigua iglesia docética, del barrio donde algunos comerciantes ya preparaban las uvas que se venderían a docenas pocos días después… concretamente… doce.

Doce pasos más allá, una doncella doceañista relataba en voz alta El doce, aquel poema de un tal Aleksander Blok, a doce alumnos del instituto bilingüe Docce. La Europa de los doce había pasado a la historia al igual que el mito artúrico, aquel que reunía a sus doce caballeros a la mesa con el rey. Y sin embargo, ya únicamente el Rey de Reyes, el que fuera traicionado por uno de los doce, podría impedir que su plan se viniera abajo justo al dar las doce…pero para eso quedaban todavía doce largas horas por delante.

Pasó el tiempo y la docena de segundos que restaban para el fin del mundo le pareció apenas una duodécima parte de lo que había imaginado. El reloj seguía incansable, como los aficionados de La Doce en día de partido, avanzaba presto hacia la medianoche y, las posteriores doce campanadas que marcarían el principio del apocalipsis, estaban a punto de resonar sobre los doce millones de personas de la ciudad, la doceava en número de población. Y entonces, cuando todo parecía perdido, el último resonar trajo consigo la calma, una calma que ella no entendió hasta que recordó que los Mayas habían dicho el 21 no el 12, no le había dado la vuelta al calendario y lo había leído al revés. Un error que le tiraba al traste todas las cuentas que había hecho durante todo aquel tiempo y la ponía, por qué no decirlo, de un humor de doce pares de cojones.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones