viernes, 23 de noviembre de 2012

Son mis amigos

Los compañeros de Punto de Encuentro, donde tengo el privilegio de colaborar en ocasiones, me publican hoy un artículo en el que intento hablar de la crisis fuera de las cifras y centrándome en las caras. Os lo dejo a continuación

Hablar de crisis en cifras económicas es algo de lo que todos estamos ya más que cansados. Los datos, los números, los balances, los porcentajes y las encuestas son fríos como la nieve, distantes como la más lejana de las estrellas. La crisis tiene detrás de esas cantidades miles de caras, de pensamientos, de desilusiones, historias que hacen emocionarse, cabrearse, llorar y sobre todo, pensar qué injusto es toda esta situación para la mayoría de personas que ni siquiera saben qué es la prima de riesgo o las consecuencias de un rescate económico. Eso es lo que fastidia.
En los últimos tiempos, los desahucios han sido la cara más amarga de la crisis, una de las gotas que está colmando el vaso de la paciencia de 45 millones de personas en este país. Es ahí, cuando se ve la muerte de una mujer a la que le quitan la casa o cuando sales a la calle y ves cada vez más indigentes sin nada que llevarse a la boca y durmiendo en cartones, cuando comienzas a acordarte de los familiares más cercanos de toda esa chusma que nos ha llevado a esta situación. Sin embargo, a pesar de que tenemos en las calles de todas nuestras ciudades pruebas fehacientes de la crisis, hoy os quiero contar una historia cercana, la que me ha pasado a mí y a mis amigos y la que nos mantiene a todos cada día muy cabreados con el escenario actual.

Para leer más AQUÍ

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones