miércoles, 18 de agosto de 2010

Defendiendo a las maduritas

En el diario La Opinión, donde tengo el gusto de realizar las prácticas este verano, tenemos que hacer diversos debates para amenizar un poco el contenido del periódico. Hoy nos ha tocado "maduritas vs jovencitas" (ayer se hizo "maduritos vs contra jovencitos" que aquí no hay sexismo). Partiendo de la base de que me gustan (como Dios y todos vosotros sabéis) todas las componentes del maravilloso género femenino, pienso y siempre lo he creído así, que las treintañeras son increíblemente increíbles. Aquí tenéis mis razones:

EL DULCE SABOR DE LA EXPERIENCIA

"En las monotemáticas conversaciones (fútbol y mujeres) que tengo con amigos, coincidimos todos en que es mil veces mejor una señora de treinta, treinta y tantos o incluso, de cuarenta y tantos, a una de niñata de veinte. Una señora curtida en mil batallas, que te enseñe las dulces realidades ocultas del amor, con esas arruguitas tan sexys que intenta disimular sin saber que son las que las hacen mucho más apetecibles. Una señora que provoca y que sabe cómo hacerlo, con clase y con gusto, sin caer en la chabacanería ni la ordinarieces de las adolescentes. Un sutil cruce de piernas, una mirada profunda, una caricia más larga de la cuenta para que un chico de 23 años comience a imaginar el más pecaminoso de los pensamientos. Eso es una madurita, una MILF como se la conoce en el jerga juvenil, el dulce sabor de la experiencia."

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones