martes, 26 de mayo de 2009

Cuando un amigo se va...

Sí, señoras y señores, se confirma que mi más fiel aliado, amigo y compañero...ha muerto.

A la edad de 14 de años y con más de 400.000 mil kilómetros a sus espaldas, mi querido coche, el Seat Toledo de toda la vida, se nos va.
Con él se marchan muchas experiencias únicas: botellones en el pabellón, viajes a "mi" sitio, paseos por el campo, excursiones a miles de lugares, gente refugiada en el maletero, momentos de música variada (desde David Bisbal, El Sueño de Morfeo, Variados "Anto",hasta Marea, Extremoduro y el Himno del Betis)

Con él se marcha las alfombrillas llenas de mierda imposibles de limpiar, los elevalunas que se quedaban atrancados, el cd que se trababa cuando cogías un bache, el pestillo de la puerta derecha que destrocé de una patada mientras Manolo y yo sacábamos las piernas por la ventanilla un día que nos metimos siete. Se nos va un colega al que le robaron la "S" en Alicante dejándolo desnudo a los ojos de cualquiera. Se ha ido el primer amigo que se ofreció a llevarnos a la playa adelantando coches y enseñándole la "L" para que se picasen. Un amigo fiel que siempre estuvo allí y nunca se quejó aunque tuvo mitovos para ellos.

Siempre te recordaremos amigo, descansa en paz.

Aquí os dejo la foto de cuando se hizo mayor

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones