martes, 12 de mayo de 2009

Comienzo

"No tenía donde ir, ni trabajo, ni quizá nadie que pudiera ayudarme, pero ya no importaba. Había conseguido cruzar la línea que separa al hombre esperanzado del que no lo está, y eso es tremendamente difícil. Así que me decidí a comenzar de nuevo. Sin embargo, no te contaré esa historia, no te contaré la historia de cómo llegué a ser quien soy ahora mismo, de cómo fundé mi propia empresa y, poco a poco, a base de esfuerzo y sacrificio, he llegado a la posición que ocupo actualmente. No te contaré esas cosas porque no son importantes, son pequeñeces comparado con la otra que tengo para ti. Mi vida económica, laboral y demás, la puedes buscar en cualquier lado, mi vida, la real, la verdadera, la que me ha hecho llorar y reír, amar y odiar, nacer y morir; esa es la importante y la que tienes que conocer. Ahora te contaré la historia de cómo un hombre sin esperanza volvió a querer vivir".

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones