miércoles, 4 de junio de 2014

El calor


Las sábanas apenas lograban tapar los tobillos y el edredón hacía tiempo que se había guardado en el altillo del armario de la habitación. El sudor se hacía una constante en los cuerpos, y las persianas sólo dejaban entrever gotas intermitentes de una luz solar que parecía quitar la respiración, que volvía a abrasar a dos amantes que, para nada, necesitaban de un tercer ente que los hiciera entrar en calor.
 
Se bastaban ellos solitos.

Sus manos descendían entre la fina capa de sudor y se perdían en los más recónditos y secretos recovecos. Peleaban con sus bocas como si de dos tigres en combate se tratasen: sin tregua, sin pudor, sin atisbo de piedad o descanso alguno. Las uñas de ella se clavaban en la piel de él y ni siquiera los gritos de dolor intenso lograban que se detuviesen, más bien todo lo contrario. Se miraban con celo y con recelo, con pasión y sin compasión, con una lujuria tal que únicamente con eso, con la mirada, volvían a encender sus cuerpos una y otra vez, sin amnistía o sospecha de cese en tan frenética y enardecida batalla. 

Siguieron así durante unos minutos, unas horas o unos días, nunca lo llegaron a saber con certeza. Entre embestidas y gemidos de fogosidad, entre exhalaciones y mordiscos, caricias faltas de decoro y una ausencia absoluta de clemencia por el rival. Prosiguieron su acuartelamiento hasta que ambos cayeron rendidos sobre unas sábanas totalmente empapadas de sudor, que los recibieron frías y pegajosas. Los cuerpos desnudos de los amantes permanecieron inmóviles y recostados, casi ahogados por un ejercicio físico tan placentero como agotador. “Podría acostumbrarme a este deporte” dijo con sorna él. Ella rio, lo miró de reojo y, a toda velocidad, volvió a subirse encima suyo para, de nuevo, comenzar un ritual que por un momento pareció concluido. “Hoy vas a tener agujetas” respondieron sus labios ardientes. Y no hizo falta nada más para que el juego volviera a dar comienzo.

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones