viernes, 25 de enero de 2013

Los políticos españoles

Hoy cumplo 26 años, ya estoy más cerca de los treina que de los veinte y tanto yo, como miles de jóvenes de mi generación, vemos como la vida se nos va pasando poco a poco sin conseguir una oportunidad de comenzar una vida honrada. Por eso les escribo, aprovechando esta fecha, una especie de carta abierta a todos aquellos señores y señoras que han imposibilitado con su corrupción y malas decisiones que la generación más preparada de la historia de este país puede seguir adelante.

"Les escribo a ustedes, a esa casta política que juró vivir por y para nosotros, para el bien de la nación que tienen en sus manos, en sus sucias y pestilentes manos. Hoy me siento furioso a teclear con rabia el sentir de millones de compatriotas que ya están más que hartos de unas comadrejas indecorosas y corrompidas que pueblan los aledaños del Congreso y del Senado, de las diputaciones regionales o provinciales y de los ayuntamientos locales. Les escribo a ustedes, señores políticos de este país, para rendirles mi más profundo y deleznable desprecio por la gestión que están realizando en mi nación, en mi España querida.
Ustedes, que juraron ante Dios o la Constitución protegernos y guiarnos hacia una vida mejor, se han lucrado vilmente con nuestro dinero y nos han llevado a la peor situación de la historia de este país. Ustedes, alimañas advenedizas, que se han corrompido y envilecido hasta extremos inimaginables años vista, tienen la culpa de todo. Ustedes, que parafraseaban a Lincoln, Mandela, Churchill o Kennedy y ahora blasfeman sobre lo que significa la política, la solidaridad y el mirar por los demás mientras se lucran a nuestra costa respaldados por sus secuaces y por esa gentuza de las altas esferas de los que juraron nos protegerían. Han sido ustedes, necios y cobardes, los que han mirado para otro lado cuando se desahuciaba a una familia o cuando los niveles de desempleo llegaban a cotas antes impensables. Se vendieron, como meretrices de poca monta, al mejor postor, al que les garantizase su seguridad y su beneficio aunque fuera a costa del pueblo que les paga. Han deshonrado a los padres de esta democracia que tanto costó conseguir, ustedes, todos y cada uno de los políticos imputados en este país, los de un bando y los de otro. Son la vergüenza de la nación, la más falaz y recalcitrante plaga de esta España que se hunde cada día un poco más".

 Si quieres leer la entrada completa, pincha AQUÍ

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones