martes, 7 de agosto de 2012

El despertar

Los primeros rayos de sol comenzaban a entrar por los pequeños orificios que la persiana de la habitación, casi cerrada, dejaba entrever. Él fruncía el ceño molesto con ese despertar incómodo que lo alejaba del mundo del sueño y lo acercaba inevitablemente a un nuevo día.

Se giró hacia su derecha para esquivar, en la medida de lo posible, la luz que entraba por la ventana. Entonces la vio. Ahí estaba de nuevo, a su lado, dormida como él había estado hasta hacía apenas unos segundos. Desnuda, al alcance de su mano, apenas a unos centímetros de él. Preciosa, con una belleza insaciable, difícilmente describible, perfectamente modelada, esculpida por las manos de un ser superior, porque nadie de este planeta o de otros por conocer habría cincelado esas curvas con ese grado de perfección. Él alargó tímidamente la mano, como si todavía no creyera que aquello estaba sucediendo, que su suerte era tal que podía acariciar esa piel a su antojo, cuando gustase, todos los días de su vida. Con una mezcla de temor e indecisión acercó su dedo índice y lo paso lentamente por la espalda de su amada lo que hizo que se estremeciese. La más bella postal descrita con la yema de una falange se provocaría segundos después, cuando ella, aquel ángel que había caído inexplicablemente del cielo a su cama, se giró y lo abrazó. Un leve susurro salió de sus labios, él no alcanzó a comprender lo que decía, pero tampoco le importó. En aquel momento los idiomas, las palabras, los morfemas, lexemas, las oraciones, las sílabas, las yuxtaposiciones o las figuras literarias, quedaban totalmente eclipsadas por un lenguaje mucho mayor, por un sistema de signos apasionados, basados en besos, caricias, gemidos y abrazos que avergonzaban a los clásicos shakespirianos, humillándolos y dejándolos como vacuas y meras uniones de garabatos sin sentidos. El lenguaje más poderoso volvía a triunfar de repente, en una mañana de verano. Nada podía hacerle frente, de nuevo todo se reducía a lo mismo, la esencia de la vida plasmada bajo las sábanas, cercadas por las fronteras de un colchón y secundada por dos jóvenes amantes que se quisieron durante horas para la envidia del mundo entero. 

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones