lunes, 19 de julio de 2010

El cubito perfecto

Hace ya tiempo que quería actualizar con el cubito perfecto y por la alegría del mundial y demás lo he ido dejando. Pero ahora está aquí, es su hora y todo el mundo debe conocerlo. No sé en qué botellón lo descubrí, creo recordar que fue en Gandía pero claro, no te lo podría asegurar con certeza. El caso es que efectivamente, mi mano, por obra y gracia del destino, se introdujo en una bolsa de hielo cualquiera, como tantas otras veces y de repente, de entre todos los posibles candidatos para entrar en mi vaso, apareció él:


El cubito perfecto. Me quedé estupefacto al verlo, no podía ser. Qué ser todopoderoso podría haber creado un cubito tan precioso, un cubito que no necesitase a otro compañero para rellenar un vaso, él solo se basta y se sobra


Sencillamente magistral, todo una maravilla de la naturaleza, que gracias a este blog, pasará a la historia. Qué triste final, el quedar derretido entre alcohol y coca-cola, para después ser ingerido por mi y más tarde ser gustosamente miccionado. No te preocupes amigo, ahora no solo eres pis, ahora eres inmortal

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones