viernes, 6 de febrero de 2009

El Curioso caso de Benjamin Button

De toda la peli me quedo con esto:

"A veces somos golpeados y no sabemos por qué. Ya sea por accidente o por decisión propia, no hay nada que puedas hacer. Una mujer en Paris iba de compras, pero se olvidó el abrigo y regresó a buscarlo. Cuando volvió a por él, sonó el teléfono y habló durante un par de minutos. Mientras hablaba por el teléfono Daisy ensayaba para una presentación en la Ópera de París. Y mientras que ensayaba, la mujer que hablaba por teléfono salía a tomar un taxi, pero lo perdió. Un taxista que acababa de dejar a un cliente se detuvo a tomar un café, y todo esto mientras Daisy ensayaba. Y el taxista que había dejado al cliente y había parado a tomar un café, recogió a la mujer que iba de compras y había perdido el taxi anterior. El taxista tuvo que frenar bruscamente para no atropellar a un hombre que cruzaba la calle y que iba a trabajar cinco minutos más tarde de lo habitual, porque había olvidado ponerse el despertador. Mientras que ese hombre cruzaba la calle, Daisy había terminado de ensayar y tomaba una ducha. Mientras ella se bañaba, el taxista esperaba delante de una tienda a que la mujer que iba de compras recogiera un paquete que no estaba envuelto aún, porque la chica que se suponía debía hacerlo había peleado con su novio la noche anterior y olvidó envolverlo. El paquete fue envuelto y la mujer regresó al taxi que tuvo que volver a frenar al ser bloqueado por un camión que salía, todo esto mientras Daisy se vestía. El camión se apartó y el taxi pudo moverse mientras Daisy, la última en vestirse, esperaba a una de sus amigas a la que se le había roto el cordón de un zapato. Mientras, el taxi se detuvo por la luz de un semáforo, Daisy y su amiga salían por detrás del teatro.

Si solo una cosa no hubiera ocurrido: Si el cordón no se hubiera roto, o el camión se hubiera movido antes, o el paquete hubiera estado ya envuelto, porque la chica no hubiera roto con su novio, o tal vez el hombre hubiese puesto el despertador cinco minutos antes, o el taxista no hubiera parado a tomar el café, o la mujer no hubiera olvidado el abrigo y hubiera tomado el primer taxi, Daisy y su amiga hubieran cruzado al calle y el taxi hubiera pasado por su lado…pero siendo la vida como es, una serie de imprevistos e incidentes que te alcanzan sin el control de ninguno de nosotros, el taxi no pasó por su lado, sino que el taxista se distrajo un momento antes y atropelló a Daisy"

Pensadlo y reflexionadlo, ¡cuanta razón tiene!

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones