jueves, 28 de octubre de 2010

Friends

Son las 2:11 de la mañana de un día cualquiera y estoy escribiendo, como tantas otras veces he hecho, aunque ahora estoy tumbado en la cama y con los ojos llorosos. Acabo de terminar Friends, una serie que ha conseguido emocionarme a pesar de haberla visto infinidad de veces. Una serie que ensalza los valores en los que más creo: la familia, el sentido del humor, el amor y por supuesto, la amistad. He vuelto a verla entera, esta vez con unos cuantos años más y me ha gustado más que la anterior. En su día el final me gusto, hoy me ha encantado. Pequeños detalles del destino, del guión, de los personajes han cambiado o, mejor dicho, yo los he notado distintos. De nuevo, como hace años, siento que mi vida se ha quedado un poco vacía. El no tener el capítulo de Friends para ver al día siguiente se ha clavado como cuando hace unos años dejé de esperar impaciente a que llegase el domingo y poner el Plus. Hoy me despido de nuevo de Phoebe, Joey, Monica, Chandler, Rachel y Ross hasta siempre, o quizás hasta pronto (no demasiado porque sino en Twitter me asesinarán). Dejo tras de mi la mejor serie de la historia para mi gusto, dejo la incertidumbre de qué pasará, las risas, los momentos que me hicieron emocinarme, el amor en el estado más puro, los misteriosos enlaces del destino que siempre, queramos o no, se sale con la suya...todo eso queda detrás. Por supuesto que conseguiré que esto quede perpetuado, pero bueno, eso es otra historia que ya contaré a su debido tiempo. Os dejo el final, cuidado a esas pobres personas que todavía no lo han visto. Disfrutar de la magia de Friends y ser muy muy felices



Y aquí un video (SPOILER) de la pareja más difícil de la televisión mundial

Suscríbete y recibe al instante las actualizaciones